Usar estribos en el parto no da lugar a más desgarros

Autor

Categorias

Compartir

Usar estribos en el parto, es decir, el hecho de que a las embarazadas se les sujete los pies en los estribos de la camilla en el momento, no da lugar a más desgarros que en las mujeres que no se utiliza esta opción. Estas mujeres no son más propensas a tener desgarros que las otras.

Usar estribos en el parto no da lugar a más desgarros

En Estados Unidos, la posición semireclinada con uso de estribos era muy habitual hace uno o dos siglos, y de hecho se utiliza para otras intervenciones, pero existe una preocupación por el hecho de que mantener rodillas y pies levantadas en el parto diera más lugar a presión en el perineo y por tanto de lugar a un mayor riesgo de desgarros. Este estudio acaba de demostrar que no es así.

Se analizaron 214 embarazadas primerizas que utilizaran los estribos en el parto o pusieran los pies sobre la camilla contando la cantidad de desgarros. Los dos grupos tenían la misma cantidad de desgarros, y esto puede ser así porque las posiciones de parto son similares. Hay estudios, según afirman también, que dicen que la posición de costado es mejor ya que protege a las madres primerizas y evita en mayor mediada la posibilidad de laceraciones. Es importante hacer un nuevo estudio para conocer con mayor exactitud los datos, además la mitad de las pacientes tendrá incontinencia anal los primeros meses tras el parto.

Han afirmado además que los estribos en ocasiones son necesarios, pese a que dejaron de utilizarse hace un tiempo. Por tanto, a las mujeres con embarazos complicados que quieren una posición cómoda en la camilla sí se les recomienda el uso de estribos en el parto. Sí hacen falta más estudios para demostrar nuevas cosas, pero en este estudio se afirma que los estribos no ofrecen mayor propensión a desgarros.

Compartir