Se ha descubierto y probado un nuevo dispositivo que consiste en un anillo de silicona que podría frenar los partos prematuros. Se ha probado con resultados exitosos en 5 hospitales españoles, se coloca en la semana 22 del embarazo y es en la semana 34 en la que se retira.

Es una técnica no invasiva que lograría reducir hasta un 75% los partos prematuros en mujeres embarazadas con riesgo de parto prematuro. Hay que tener en cuenta que los partos prematuros son la principal causa de mortalidad y enfermedades graves de recién nacidos. Este dispositivo reduce la probabilidad de que se adelante el nacimiento.

Este dispositivo debe ser colocado por un ginecólogo a partir de la semana 22 del embarazo, fecha en que se somete la mujer a una ecografía para comprobar que hay malformaciones en el feto así como una radiografía del cuello uterino, un dispositivo que cuesta 38 euros. Se debe mantener allí hasta la semana 34, en que los médicos y lo quitan y la mujer puede dar a luz.

El dispositivo se llama pesario, es un anillo cervical, y podría reducir, así lo afirma un ensayo realizado en el Hospital Vall d´Hebron, en un 75% de los partos prematuros en caso de embarazos de riesgo. No tiene efectos secundarios ni requiere cirugía. Es bastante económico para el fin que tiene y podría ayudar a muchas vidas.

Los partos prematuros pueden ser peligrosos, por eso muchas mujeres con situación de riesgo tienen miedo a que le pase algo a sus hijos o a la portabilidad de sus bebés, sin embargo esta podría ser la solución para evitar todos estos problemas. Para ello es necesario que se hagan las pruebas médicas oportunas que determinen el riesgo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here