Semana 40 del embarazo

Autor

Categorias

Compartir

En la semana 40 del embarazo el feto ya se ha desarrollado completamente y tiene el tamaño completo, está listo para nacer si es que no ha nacido ya, y es el momento habitual en que suele suceder el parto. 

La mayor parte del vermis que cubre el feto ya ha desaparecido. El bebé puede medir 48 centímetros y tener un peso de 3 kilos y medio. Si no ha nacido no te preocupes, aunque puede que esté a punto así que vigila bien los síntomas y prepárate por si el bebé quiere nacer.

El cuerpo de la mujer ha tenido muchos cambios a lo largo de todo el embarazo, aunque será ahora cuando note más presión en la vejiga que nunca dando lugar a ganas de orinar con más frecuencia. El útero es más grande, los senos más del doble preparándose para la lactancia y estos no son los únicos cambios.

El cérvix está dilatado y preparado para el parto. La mujer debe relajarse y prepararse ya que el momento está cerca, si es que no se ha producido. Puede notar hinchazón de pies y tobillos. Se pueden empezar a notar más contracciones, así que es conveniente no confundirlas, ya que si son rítmicas cada 5 minutos durante más de una hora se debe ir a urgencias.

Se debe acudir al hospital en caso de que se piense que se acerca el momento del parto, en la ruptura de aguas o cualquier situación sospechosa. Si no ha nacido el bebé no te preocupes, a veces pasa que no está preparado, si ha nacido prepárate para disfrutar de tu bella criatura.

Compartir