Lo mejor contra las quemaduras infantiles es la prevención, de manera que no se debe exponer al bebé entre las 12 de la mañana y las 4 de la tarde, además de que se le ha de poner protector solar  aunque no se vaya a la playa, siempre que el bebé se vaya a exponer al sol.

Pero si las medidas de prevención no han sido suficientes, o no se ha planeado una circunstancia que ha dado lugar a quemaduras infantiles y la piel del bebé se encuentra enrojecida y dolorida se debe curar la quemadura.

Las quemaduras leves se pueden curar mediante el rociar agua fría en la zona afectada además de la aplicación de una loción humectante. Esta se puede ocmprar en la farmacia. Si la quemadura es grave se debe consultar con el médico para que vea la zona y decida el tratamiento que se debe utilizar para la quemadura.

Existen remedios caseros que suelen utilizar las personas adultas en caso de quemaruas,  como lavar el área quemada con infusión de salvia, aplicar yogurt a las zonas afectadas, mojar una gasa con leche fría, etc. Sin embargo, es importante consultar con un médico para que recomiende qué se debe hacer en el caso, ya que las quemaduras infantiles son más importantes que las de los adultos porque su piel también es más sensible.

No se debe rascar la piel, se han de cuidar las ampollas, se debe beber mucho líquido y tener cuidado con el jabón, entre otras cosas. Por supuesto, se debe evitar exponer al sol para volver a quemarse de nuevo.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here