El embarazo no es una enfermedad, por lo cual si el médico no le ha dicho que tenga que estar en reposo absoluto o que hay complicaciones, no se lo tome como eso, hacer ejercicio y hasta aprovechar a hacer todas las cosas que luego, cuando nazca el bebé apenas dará tiempo, como ir al cine, al museo, a una exposición, de cena, etc…

Cuando yo estaba embarazada no paré en todo el embarazo, hacía ejercicio, yoga, Pilates para embarazadas, natación, sumamos las clases de preparación al parto y andaba mucho, muchísimo, vamos a sumar también que durante mi embarazo viví una mudanza y todo lo que ello conlleva y estaba genial, sin dolores de espalda, ni de riñones, nada de nada, algún médico me decía que precisamente era el ejercicio lo que me hacía estar tan vital, sin dolores y llevando un embarazo tan bueno, incluso se me hizo corto, es el secreto, no parar, no tratarte a ti misma como si fueras una enferma, porque no lo eres.

Sal de casa, marca tripa, lúcela sin miedo, porque además estarás preciosa, disfruta, haz tus actividades favoritas, disfruta de tu pareja, de lo que os gusta hacer juntos, prepara con cariño cada rincón de la habitación de tu bebé, porque no hay un momento más emocionante, mirar su cunita, sus sábanas, su cochecito, su canastilla, la bolsa del hospital, todo, cada cosa es emocionante y luego no se repetirá, así que disfrútalo y hazte sentir a ti ya tu bebe como auténticos reyes.

Después de todo, tómate un relax, un baño relajante, ya sabes, con agua templada, con algunas sales permitidas y que luego te hagan un buen masaje en piernas y pies con un aceite o gel refrescante que alivia las piernas cansadas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Ver tambien

Se precisan mayores requerimientos nutricionales durante la lactancia

La desnutrición materna afecta significativamente al volumen de leche y a su composición e…