La rinitis en el embarazo es un mal que sucede cuando las fosas natales se irritan e inflaman en el embarazo dando lugar a estornudos, congestión natal y mucosidad. Suele aparecer en el primer trimestre del embarazo, aunque puede darse en cualquier etapa, y durar al menos 6 semanas.

La rinitis del embarazo puede ser una importante complicación para la embarazada, y es que le complica el respirar o dormir, incluso hacer hasta lo más sencillo. Lo peor es que es una de las complicaciones más comunes del embarazo, al igual que los dolores de cabeza y males. Entre un 20 y 30% de las embarazadas tienen rinitis del embarazo.

Los principales síntomas de la rinitis del embarazo son estornudos, tos, congestión y picazón de la nariz. Se suele dar lugar por los cambios hormonales que se producen en el embarazo, aunque no se conoce la causa exacta. No es algo peligroso, pero sí molesto.

Para aliviar sus malestares es necesario beber mucho líquido, sobre todo agua, aumentar la humedad en el hogar, dormir con la cabeza elevada y hacer ejercicio moderado.

Los principales tratamientos para la rinitis del embarazo, y más seguros, son los que indique el médico en cada caso. La irrigación nasal con soluciones salinas es una solución que ayuda a quitar el modo de las fosas nasales haciendo que la respiración sea más fácil. También se puede recurrir a antihistamínicos que alivian los estornudos, moqueo y congestión.

Los descongestivos orales son otra opción, aunque anteriormente no se utilizaba, pero se debe consultar con el médico antes de utilizar esta alternativa y hacerlo sólo en caso de que lo indique un médico. Hay estudios que afirman que son seguros, pese a que hay quien no los utiliza por miedo. En todo caso, siempre sólo bajo prescripción del médico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here