En los niños de 0 a 1 años nos sorprende descubrir los frecuentes cambios que van presentando mes a mes,  comprobamos que aparecen nuevas particularidades que se corresponden a una evolución contínua; en ésta primera etapa en la vida de los niños es donde se forjan las bases de afectividad, por lo que se hace totalmente necesario generar un clima tranquilo que será el que marque las rutinas cotidianas que se realizarán con el niño, y las tareas diarias de alimento, higiene y sueño, se logren realizar en un marco adecuado para garantizar el bienestar del bebé.El primer año de vida es una etapa que requiere atención personalizada, porque cada bebé tiene su desarrollo y sus ritmos naturales, sin embargo, también se puede considerar la posibilidad de que, a partir de un período determinado por las habilidades que ha podido desarrollar, pueda comenzar a relacionarse con sus pares. Las Guarderías que cuentan con personal especializado en el área de atención a los bebés, y que disponen de dos personas a cargo de un mismo grupo que no será mayor al de ocho niño, son las adecuadas para llevar a los bebés. Un personal especializado ( educadora y auxiliar), realizará masajes para ayudar a la tonicidad muscular, inducirá a los niños a reptar, a oír, a atender, practicará con ellos ejercicios visuales, tactiles, auditivos, y desarrollará los potenciales que correspondan a cada etapa con responsabilidad.
Y cada día, al regresar a casa, el bebé sentirá nuevamente que lo envulve el clima de seguridad que le genera el contacto con su madre y los demás integrantes e la familia, disfrutarán todos del reencuentro, porque se habrá producido el sentimiento de “extrañarle” cuando estaba en la Guardería. Es la mejor manera de no asfixiar al bebé con tanta presencia de madre, sobre todo a partir de los seis meses; también se deberá considerar que, si por cualquier impoderable que surja, su madre debiera ausentarse, el niño no vivirá esa situación con la angustia de haberse convertido en un apéndice de ella, todo lo contrario: no le afectará emocionalmente esa ausencia.
Para concluír con el blog, mencionaré el objetivo que deseo abordar: AUTONOMÍA, un bebé tiene que vivir sus etapas evolutivas formándose para lograr cierta autonomía, sin olvidarnos de que es un ser totalmente dependiente y vulnerable, pero el cogerle todo el tiempo en brazos, el acostumbrarle a estar siempre con una misma persona y al más leve llanto se le levante, le quitará autonomía y no favorecerá su desarrollo. Un bebé feliz será el que disfrute de estar sentado entre cojines cuando pueda hacerlo, quien disfrute de una zona de arrastre en el puzle, quien realice paseos  llevado en su carro y tome el sol con la porotección adecuada, quien esté acostumbrado a observar diferentes rostros, quien no escuche gritos ni música estridente, quien esté limpio y abrigado adecuándolo a las temperaturas del día, porque demasiado abrigo es noivo, el bebé suda, es humano.
Generemos bebés felices e inteligentes, serán las personas que transitarán la vida de la manera correcta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here