Así lo demuestra un estudio de Investigadores de Noruega que indica que las mujeres que tienen miedo o temen dar a luz pueden tener un proceso más largo que las que se encuentran relajadas en el proceso. En este estudio se indicaba que las mujeres que temían dar a luz tenían una hora y media más de parto que el resto de mujeres, es decir, una media de ocho horas sobre las seis y media habituales.

Este estudio, publicado en la resista An International Journal os Obstetrics and Gynaecology, fue capaz de asociar el temor de dar a luz con el alargamiento de proceso y con unas mayores posibilidades de parto vaginal instrumental o cesárea de emergencia. Para llegar a estos resultados se encuestó a más de 2200 mujeres embarazadas, siendo la mitad de ellas primerizas, sobre las actitudes que tenían con respecto al parto, dando a conocer que el 7,5 por cien de las mujeres tenían miedo al parto. Las mujeres con miedo tenían un parto más largo, el 89% dieron a luz vaginalmente de las mujeres con miedo y las que no lo tenían tuvieron este parto en un 93%, descubriendo que la relación es clara.

El parto de las mujeres que tenían miedo a dar a luz fue más largo que las mujeres más relajadas, incluso teniendo en cuenta otros factores que dan lugar a prolongar el parto como la inducción del parto o la anestesia epidural. Y es por eso por lo que hay que empezar a tener más en cuenta el temor al parto en la atención obstétrica.

Aunque el estudio llegue a estos resultados, no se probó el hecho de que la ansiedad por dar a luz diera lugar a partos de más duración. Sin embargo, es algo que hay que tener en cuenta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here