Hoy te daremos algunos consejos que puedes tener en cuenta a la hora de bañarlo y la mejor manera de higienizar su rostro.

Cuando tu hijo tenga pocos meses lo mejor es bañarlo en un catre o en una bañadera de plástico especial de bebés. Te aconsejamos que introduzcas al pequeño de manera gradual, teniéndolo firmemente para que no se asuste ni pierda estabilidad. Cuando este en contacto con el agua puedes hablarle para que no tenga miedo ni desconfianza.

Antes de empezar con el baño propiamente dicho, asegúrate de tener todas las cosas necesarias a mano (jabón neutro, esponja, toallón, pañal y ropa limpia que le pondrás).

Para lavarle la cabeza utiliza el mismo jabón que empleaste para bañarlo, enjuágale su cabecita con mucho cuidado, utiliza abundante agua, evitando que le entre en sus ojitos.

Controla la temperatura del agua antes de introducirlo, esta debe estar entre los 35° y 37°. En la actualidad existen termómetros especiales para que puedas verificar la correcta temperatura.

La temperatura ambiente también debe ser agradable (entre los 22 y 25 grados).

Cuando lo hayas bañado, retíralo del agua envolviéndolo en un toallón. Sécalo de manera delicada, sin frotar y poniendo más atención donde su piel tenga más pliegues.

Para higienizar su rostro empieza por su cara, limpiándola con un algodón húmedo. Las orejas las puedes limpiar mientras le levas la cabeza. Ten en cuenta que la cera actúa como barrera de defensa y previene el desarrollo de bacterias.

La secreción del ojito es normal y dura algún tiempo, para retirarla emplea una gasa nueva con agua estéril. La nariz debe ser limpiada únicamente por fuera.

Otro aspecto importante dentro de su higiene es el hecho de cortarle sus uñas, que son muy blanditas y en ocasiones se pueden romper solas. Si esta pensando en cortárselas te aconsejamos que lo hagas mientras el pequeño se encuentre durmiendo, evitando de esta forma que se mueva de manera continua. Utiliza un alicate o una tijerita especial para bebés (las tijeritas suelen tener las puntas redondeadas y arqueadas para evitar accidentes). Si las uñas no están muy largas puedes limarlas de manera suave.

Es aconsejable que no le cortes las uñas hasta que tu hijo tenga un mes, antes puedes lastimarse la piel de sus dedos y esta herida permitirle el ingreso de bacterias en el cuerpo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here