Desafortunadamente, vivimos en una época en la cual persisten varios tópicos erróneos relacionados con nuestros bebés.

Todavía existe mucha gente que cree que un niño gordo es un “bebé muy sano” o que directamente resta importancia al hecho del sobrepeso excesivo con frases del tipo “ya se irán esos kilos cuando el niño crezca”.

La obesidad infantil también afecta a las más tiernas edades, esto es, antes incluso de los 2 años. Si nuestro hijo supera en un 20% el peso ideal para su edad se considerará como un bebé obeso, y tendrás muchas más posibilidades de llevar su condición hasta que crezca más.

Y es que, según datos de la revista “Pediatric”, los bebés que aumentan su peso de forma excesiva durante sus 6 primeros meses de vida tienen un 40% más de posibilidad de padecer obesidad infantil.

Si bien resulta hasta cierto grado normal que a esa edad (por debajo de los 3 años) muchos niños y niñas estén un poco rollizos, para nada es sinónimo de una mejor salud, y aunque no nos debemos preocupar en exceso si está un poco “rellenito”, tampoco debemos defender esos kilitos de más. De lo contrario, lo que viene siendo un ligero sobrepeso puede resultar en una potencial obesidad en el futuro.

Y ese sobrepeso excesivo puede afectar de diversas maneras, como el desarrollo prematuro de enfermedades cardiovasculares, hipertensión, colesterol alto o dañar la propia imagen que el niño tendrá de sí mismo cuando tenga conciencia de su estado.

¿Cómo proteger a nuestros hijos de la obesidad?

Para empezar, siempre que sea posible, la madre debería optar por la lactancia materna antes que la artificial, pues la primera previene el sobrepeso por la composición única de la leche, mientras que la segunda no.

Cuando nuestro bebé desarrolle una dentadura que le permita comer de todo en general, la dieta a seguir debe estar compuesta principalmente por frutas, verduras, pescado fresco y lácteos, evitando en la medida de los posible los dulces, carnes grasas o cualquier chuchería.

1 Comentario

  1. Es importante comunicar a mas personas el cuidado que debemos tener con la alimentación. Y esto es algo que debe empezar a enseñarse desde niños, a veces no le damos mucha importancia y con los años se vuelve dificil pero no imposible formar buenos hábitos alimenticios. Excelente artículo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here