Inicio Alimentación La leche de crecimiento ¿sí o no?

La leche de crecimiento ¿sí o no?

2
23

La leche de crecimiento puede ser considerada como un nuevo paso hacia la leche de inicio o de continuación, y es indicada a partir del primer año del bebé. Es una opción de transición hacia la leche de vaca y también es una buena opción para niños que han sido bebés prematuros o con bajo peso al nacer.

La leche de crecimiento tiene calcio, hierro y otros micronutrientes, y suele ser la leche que se utiliza para preparar al bebé antes del consumo de la leche de la vaca, a pesar de que los bebés a partir del año ya pueden tomar leche de vaca en su alimentación.

La leche de crecimiento además se ha creado para un mejor desarrollo del niño y para potenciar las defensas del organismo.

La leche de vaca tiene un contenido alto de grasas, mientras que el nivel de grasa de la leche del crecimiento es menor, además de que se ajusta más a la digestión y grado de maduración del niño, además de que cuenta con más cantidad de hierro que la leche de vaca cuyo contenido es insuficiente.

Pese a esto, la leche de vaca también es una opción a tener en cuenta sin pasar por la leche de crecimiento. Hay que tener en cuenta que la propia OCU indica que las leches de crecimiento no son necesarias, incluso en un estudio que han indicado dicen que estas leches no tienen ninguna ventaja alimentaria, por lo que en una balanza entre ventajas y desventajas no se la considera necesaria.

Los niños sanos pueden tomar leche de vaca a partir del año sin ningún problema, lo que supone un gran ahorro de dinero ya que la leche de crecimiento es más cara, sin embargo ¿por qué no? Cada cual puede decidir para su hijo qué es lo que más le conviene, al menos si puede permitírselo.

2 comentarios

  1. Eliana

    18 Mayo, 2012 a 12:06

    Sinceramente me he quedado flipando después de leer una nota así de una página que habla de lactancia. Supongo que los laboratorios habrán financiado la nota, pero decir que estas leches están enriquecidas es una mentira, o una verdad a medias. Vamos por partes: que una leche tenga hierro, es un absurdo total muy en boga en estos días, cuando uno bebe leche, los canales receptores de hierro son bloqueados por el calcio, por lo cual si queremos hierro: lejos de la leche y acompañado de vitamina C. Y mucho mejor unas lentejas que una leche de laboratorio. Micronutrientes? Cuáles? Vitaminas A, D, E y K, seguramente. Sabéis por qué? Porque las leches de crecimiento no son ni más ni menos que leche de vaca desnatada, y “casualmente” las vitaminas A, D, E y K son las que se encuentran en la nata de la leche, cuando le quitan la nata, acaban con la mitad de lo que realmente enriquece al niño, entonces les agregamos vitaminas de laboratorio para justificar más el ya de por sí elevado precio. Y por último, una sobredosis de azúcar, así el niño que está acostumbrado a la leche de crecimiento, sólo quiera esa y no habrá humano en la tierra que luego lo haga beber leche de vaca entera, que después de la leche materna, es la mejor opción a partir del año. Un saludo.

  2. Matilde

    18 Mayo, 2012 a 12:13

    Esa información no es del todo cierta. Las leches de continuación o crecimiento son las más indicadas hasta los dis años de edad, ya que la introducción de la leche de vaca por debajo de esta edad se ha relacionado con pequeños sangrados digestivos. Si no leche de crecimiento, sí de continuación hasta los 2 años. No hay ninguna sociedad pediátrica nacional ni internacional que recomiende lo contrario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Ver tambien

Se precisan mayores requerimientos nutricionales durante la lactancia

La desnutrición materna afecta significativamente al volumen de leche y a su composición e…