Pese a que, según lo dicho en la primera parte de este artículo, pudiera parecer que es bastante riesgoso parir en casa, no todo son desventajas en esta práctica.

Un parto en el hogar familiar tiene varias ventajas, como el mayor vínculo afectivo que se da entre la madre y el bebé, al tratarse de un alumbramiento totalmente natural. También debemos tener en cuenta que la parturienta no necesita moverse de su casa para ir al hospital ni tratar con personal médico, hecho que muchas veces conlleva reducir los gastos financieros (dependiendo del país y de los casos concretos).

Pero, entonces ¿es bueno o malo dar a luz en el domicilio?

Pues la mejor respuesta es “depende”. Y depende de varios factores.

Lo primero que debemos tener en cuenta es la obligación de que el parto se pueda calificar como de “bajo riesgo”, esto es, que la mamá tenga entre 24 y 35 o 36 años de edad, que no se trate de un parto múltiple, que el bebé no se encuentre en la posición “de nalgas” y que la madre sea consciente de la responsabilidad que conlleva su decisión. Tampoco se recomienda para casos de nacimientos prematuros.

Otro factor clave a contemplar es la figura de la comadrona, que debe tener la suficiente preparación académica y/o profesional para dedicarse de lleno al alumbramiento del bebé, y no menos importante, al cuidado de la madre. Ella misma deberá verificar las condiciones necesarias para que la casa disponga de la suficiente higiene e intimidad, así como visitar a la futura mamá varias veces con anterioridad.

Otro hecho a tener en cuenta reside en la particularidad de las madres primerizas. Varios estudios científicos han demostrado que, en primeros alumbramientos, la probabilidad de que la parturienta se vea obligada a recibir asistencia hospitalaria supera el 30%, frente a sólo un 8% en el segundo parto.

Por tanto, y como conclusión final, si se desea dar a luz en casa, se evaluará el caso (recordemos lo del “bajo riesgo”), se extremarán las precauciones y se cumplirá plenamente con todas las obligaciones que nos imponga la comadrona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Ver tambien

Se precisan mayores requerimientos nutricionales durante la lactancia

La desnutrición materna afecta significativamente al volumen de leche y a su composición e…