Los bebés no sólo son seres delicados e inofensivos que no pueden hacer nada, a partir de los 6 meses ya pueden practicar yoga, de hecho una gurú de yoga lo ha hecho con un recién nacido de dos semanas. El yoga en bebés se practica en Rusia desde hace más de tres décadas y aún a día de hoy se sigue realizando, pero ya no sólo en Rusia sino en muchos otros sitios porque es una práctica muy sana y buena para el bebé.

El yoga es una disciplina muy buena en que los bebés pueden desarrollar su equilibrio y el desarrollo psicomotriz, incluso sin grandes esfuerzos acaban haciéndolo de forma innata, ya que cuando duermen se giran hacia los lados hasta quedarse boca abajo tumbados, levantan las piernas encima del cambiador, saludan al sol, hacen la posición de la cobra y mucho más, y todo esto sin que nadie les haya enseñado. Puede ser divertido incluso que los padres les imiten y así crear una disciplina entretenida.

 

Existen muchas posturas que puede practicar el bebé, incluso puede ser recomendable que hagan yoga con sus madres porque así se sentirán mucho más conectados y mejor. Tan sólo hay que seleccionar las posturas que se harán, preparar el espacio y crear una buena sesión de yoga.

El yoga en niños y bebés es bueno porque mejora las posturas, la atención, la concentración, da estabilidad emocional, estimula la fantasía, mejora las relaciones, ayuda contra el estrés y es beneficioso a nivel físico y emocional.

Se recomienda, para aprovechar mucho mejor las sesiones de yoga del bebé, hacerlo con una luz tenue en un lugar ventilado, ponerle su música favorita siempre que favorezca la relajación, apoyarlo en la manta en la que suele estar y hablarle dulcemente para que se encuentre mucho mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Ver tambien

Se precisan mayores requerimientos nutricionales durante la lactancia

La desnutrición materna afecta significativamente al volumen de leche y a su composición e…