Existen muchos problemas y complicaciones que se pueden dar en el embarazo, y también en la vida, como el propio estrés. Por eso, hay que conocer las consecuencias de todo lo que sucede y cómo intentar minimizar los efectos desde la prevención.

Entre las varias consecuencias que se pueden dar por estrés, en el primer trimestre de la gestación se puede dar lugar a una deficiencia de hierro en el feto (el propio bebé) lo que aumenta los riesgos de retraso en el desarrollo físico y psíquico.

El estrés en embarazo puede dar lugar a déficit de hierro

Ya que el hierro tiene un papel importante en el desarrollo de órganos del feto como el cerebro, las madres con falta de este mineral tienen un riesgo de que el bebé tenga carencia de hierro, con las consecuencias que esto supone. Además, el hierro es el que produce la hemoglobina en células rojas llevando el oxígeno desde los pulmones al resto de partes del cuerpo. Otros factores podrían ser el embarazo múltiple o bajo peso al nacer.

Hace un tiempo se demostró este aspecto por medio de un estudio de Rinat Armony-Sivan en que se llegó a la conclusión de que el estrés en las primeras semanas del embarazo es uno de los causantes de que se produzca una carencia de hierro.

Para evitar la carencia de hierro y las consecuencias que esto supone, además del resto de complicaciones que se pueden producir, hay que intentar evitar el estrés en el embarazo. 

Para ello hay que tener una vida tranquila, libre de cargas, con buena alimentación, algo de ejercicio y más movimiento. Los ejercicios de relajación también pueden ayudar, igual que el apoyo de otras personas. No hay que dejarse llevar por los problemas sino más bien intentar sentirse bien con esta nueva etapa de la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Ver tambien

Se precisan mayores requerimientos nutricionales durante la lactancia

La desnutrición materna afecta significativamente al volumen de leche y a su composición e…