Un edema es una situación que ocurre en la embarazada, y en otras personas, cuando se acumula demasiado líquido en  los tejidos y se convierte en una hinchazón que afecta principalmente a pies y tobillos.

El edema es una situación muy frecuente en embarazadas, pero sin embargo no produce gran peligro, teniendo en cuenta también que con una serie de recomendaciones se puede evitar en parte.

A esto se le suma que la presión del útero lleva a que la sangre vaya de las piernas al corazón de manera más lenta y el fluido de las venas consecuentemente se retiene en los tejidos de pies y tobillos. Una de las posibles soluciones es acostarse de costado.

No se deben cruzar las piernas, se deben estirar con frecuencia, se debe descansar frecuentemente y no tener la misma postura mucho tiempo, no utilizar prendas  ni calzado que apriete son algunas de las recomendaciones que debe tener en cuenta toda embarazada. Llevar una vida normal pero con ciertas medidas a mayores, ya que estar embarazada no es una enfermedad pero tiene algunas limitaciones pequeñas.

Los edemas suelen aparecer en las mujeres frecuentemente en los tres últimos meses del embarazo, pero no hay que preocuparse ya que una vez se tenga al bebé acabará desapareciendo. Se debe tomar mucha agua a lo largo del día, tener una vida no sedentaria y realizar ejercicio dentro de las posibilidades, es decir, llevar una vida normal y sana. Si la hinchazón se produce en la zona de la cara consulta con el médico, así cuando haya una hinchazón muy grande en tobillos y pies. Es importante vigilar la salud y ver si hay algún síntoma a mayores ya que puede tratarse de preeclampsia, aunque en la mayoría de los casos simplemente serán edemas.

 

TAGS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Ver tambien

Se precisan mayores requerimientos nutricionales durante la lactancia

La desnutrición materna afecta significativamente al volumen de leche y a su composición e…