Si estás pensando tener un bebé y te encanta la comida rápida, grasa,…., sigue leyendo. Un estudio reciente encontró que las mujeres cuyas dietas son altas en grasas saturadas (el tipo de gordura hallado en carnes rojas y quesos) durante el año previo a la concepción son más propensas a sufrir de náuseas severas durante la gestación

¿Por qué? Aparentemente, las grasas saturadas elevan los niveles de estrógeno. A su vez, altos niveles de estrógeno están relacionados con una veterano incidencia de nauseas severas y vómitos frecuentes durante el embarazo, condición comocida como hypermesis gravidarum.

De todas formas, lo mejor para cuidarte, aun cuando no estés tratando de acabar embarazada, es equilibrar tu dieta. Aumenta el consumo de vegetales y de frutas, ya que contienen muchas vitaminas. Además, una vez que caigas encinta, no vas a poder hacer dieta, así que éste es el momento para cuidarte. De esa guisa no tendrás tantas nauseas el primer trimestre y no sufrirás tanto para recuperar tu figura luego del parto.

Tampoco es mala idea comenzar a practicar algún deporte si eres sedentaria. Puedes comenzar a caminar 20 minutos diarios, nadar o practicar una rutina de aeróbicos que sea de bajo impacto. Lo importante es iniciar a moverse y también proteger los músculos abdominales, ya que durante la desarrollo los vas a necesitar para afirmar tu espalda y evitar los dolores. Adicionalmente, incluso se ha comprobado que si estás en forma antes de mantenerse encinta, te costará menos volver a tu ropa y talla posteriormente de que nazca tu bebé.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Ver tambien

Se precisan mayores requerimientos nutricionales durante la lactancia

La desnutrición materna afecta significativamente al volumen de leche y a su composición e…