Los primeros días con el bebé en casa pueden resultar muy estresantes, por la cantidad de dudas que pueden asaltarnos en su cuidado. Una de las cosas que más preocupa a cualquier madre, es que el bebé enferme y no saber identificarlo.

Aproximadamente a los 15 días después del parto, debemos visitar al pediatra. Es el momento de abrir su historia clínica, de pesarlo, de medirlo, de comprobar su perímetro craneal, de observar sus reflejos y de auscultarlo. El pediatra observará su cadera, piel, ojos, comprobará su abdomen y te proporcionará consejos de cómo alimentarlo.

A los dos meses, se inicia el calendario de vacunación, recomendado por la Asociación Española de Pediatría. Hasta que cumpla el primer año, lo recomendable sería una visita mensual al pediatra, para pasar a visitarlo cada tres meses hasta cumplir los dos años.

Estas serían las visitas programadas al pediatra. Sin embargo, habrá momentos en los que debamos acudir al médico de urgencias si observas lo siguiente:

 

Tu bebé llora de una manera diferente: Si tu hijo llora de una manera distinta a como lo hace habitualmente y no logras calmarlo, debes acudir al médico. Si su llanto es débil, disipado, o más agudo de lo normal, acude con él al pediatra.

 

-Respira con dificultad: Si el bebe comienza a respirar con fatiga o con dificultad, busca ayuda médica inmediata.

 

-Distinto tamaño de sus pupilas. Esto puede significar un daño cerebral grave, por lo que debe acudir al médico sin demora.

 

-Está más apagado de lo normal e incluso te cuesta despertarlo, es imprescindible que acudas al médico de inmediato.

-Tiene fiebre: Si tu hijo tiene menos de  3 meses y  tiene fiebre superior a los 38 grados, debes llamar al doctor. En el caso que sea mayor, presente fiebre pero estas es completamente normal. Si continua con esta fiebre por tres días llévelo al pediatra.

 

-Cuando sus heces son diferentes. Consulta al médico o al pediatra cuando presenta diarrea, o cuando evacue heces muy pequeñas, duras, secas o con un poco de sangre o mucosidad.

 

-Cuando vomita hasta el agua. Si el bebé presenta vómitos, y no tiene tolerancia por el agua, es necesario acudir de inmediato a urgencias para evitar la deshidratación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here