Una quinta parte de las mujeres embarazadas en los Estados Unidos son obesas. Más y más médicos, les están aconsejando controlar su peso si quieren un embarazo fácil y un parto sin problemas. Un gran ensayo de cuatro años, ha tratando de que las mujeres obesas embarazadas, no  ganen ningún peso en absoluto. Si lo hacen, sólo pueden aumentar de peso  un 3 por ciento de su peso inicial.

“El embarazo es lo que llamamos un momento de aprendizaje, un tiempo cuando las mujeres están dispuestas a hacer cambios de conducta positivos, porque es importante para su propia salud y la salud de sus bebés”, dijo Kathleen M. Rasmussen, profesora de nutrición  en Cornell. Mientras que muchas mujeres dejan de fumar o beber durante el embarazo, el Dr. Rasmussen, dijo, “tres cuartas partes de las mujeres embarazadas que tienen sobrepeso y obesidad están ganando peso fuera de las pautas recomendadas.”

Muchos expertos dicen, que las mujeres requieren sólo 300 a 400 calorías adicionales al día para sostener un embarazo. Aunque para algunos el aumento de peso es debido a los cambios normales en el tejido uterino y de mama, así como el peso del feto en crecimiento, la placenta y el líquido en exceso, un número significativo de mujeres obesas no aumento de peso durante el embarazo y aún parecen ser saludables .

La enseñanza clásica durante años ha sido que si usted está embarazada debe aumentar de peso, pero está siendo desterrado. Las restricciones en el peso durante el embarazo no son nada nuevo: a lo largo del siglo 19 y gran parte del siglo 20, las mujeres se les dijo que debían  ganar menos de 20 libras para reducir el riesgo de complicaciones y partos por cesárea. Las directrices se relajaron en la década de 1970 y 80 cuando las  cesáreas se hicieron más seguras y los riesgos de  los bebés con bajo peso fueron descubiertos.

Los investigadores, están comenzando a preguntarse, si la obesidad en la madre puede ser perjudicial para el feto en desarrollo y a su vez, si podría conducir a la obesidad en los niños. Poner freno a la ganancia de peso durante el embarazo puede ser una oportunidad, en otras palabras, para romper el ciclo de la obesidad. Pero las consecuencias de la severa restricción de peso no se conocen del todo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here