Consejos prácticos para la lactancia materna

Autor

Categorias

Compartir

Es fundamental que toda madre conozca, asuma y desarrolle todas aquellas cuestiones referentes a la lactancia de su hijo, para que sea un auténtico éxito.

Será imprescindible que la madre esté tranquila, relajada y tome una buena postura. Puede permanecer  sentada o tumbada de lado mientras amamanta al bebé.

Tras lavarse los pezones adecuadamente con una gasa empapada en  agua, colocaremos al bebé en una postura que le permita succionar, sin que el pecho le presione la nariz obstaculizando la entrada de aire. Lo imprescindible  para una buena succión es que el bebé tenga introducido el pezón totalmente en la boca.

Al principio, sólo producirá lo que se ha dado en llamar calostro y el bebé no succionará más que dos o tres minutos en cada pecho. De esta manera, se irán habituando tanto los pezones que aún están delicados y el bebé aprenderá a alimentarse. Es necesario que bebé tome leche de ambos pechos por un tiempo de unos 10 minutos en cada pecho.

Cuando finalice será necesario darle suaves golpes en la espalda para la expulsión del aire que haya podido tragar y debemos  lo pondremos a dormir de lado para que no se atragante en el caso de que vomite un poco de leche.

La madre, volverá a limpiarse los pechos, y se pondrá una crema protectora para evitar posibles grietas en los pezones.

La producción de leche de nuestros pechos, se adaptará, al ritmo que el bebé marque.

En las primeras cuatro o seis semanas es normal que el bebé tome el pecho cada tres o cuatro horas. No obstante, no debemos angustiarnos por la cantidad de leche que ingiere el bebé, es suficiente con que notemos que se queda satisfecho tras las tomas, y que su peso aumente, de entre 100 y 200 gramos en las primeras semanas.

Es normal que se note un endurecimiento en los pechos,  por la saturación de leche contenida. Las mismas glándulas mamarias reducirán la producción en la próxima toma  para  adaptarla a la  cantidad que el bebé succiona. Cuando se vacían los pechos con un sacaleches, el efecto es el mismo que si el bebé tomara todo el pecho, por lo que la producción puede ser mayor.

Si además de notar el pecho endurecido tienes fiebre alta  (38-39 ºC), consulta inmediatamente a su médico.

 

Compartir