Si la mujer está embarazada puede casarse, de hecho puede ser un momento muy especial de alegría, aunque hay que tener en cuenta algunas consideraciones.

  • Si la fecha estimada de nacimiento del bebé está cercana a la boda puede ser mejor acelerar los planes o cambiar la fecha para evitar que pueda surgir un imprevisto.
  • Piensa en el viaje que vas a hacer en la luna de miel. Es mejor no correr peligros, infórmate muy bien las características de la zona a la que vas y ten en cuenta nuestros consejos para viajar estando embarazada. Si crees que debes posponer la boda no dudes en hacerlo.
  • Ten en cuenta que la selección del vestido de novia debe adaptarse a cómo estarás en el momento en que se celebre la boda, hay que hacer una buena selección del vestido para la boda.

  • Ten en cuenta los gastos, hay que estimar que además de la boda después se van a tener gastos cuando nazca el bebé. Es posible que haya que recortar gastos. En los regalos y la planificación de gastos hay que tener en cuenta que habrá un nuevo miembro, así que si buscas casa piensa también en el espacio del bebé.
  • Delega actividades de la planificación para las que no te ves capaz por condiciones del embarazo.
  • Piensa en todos los detalles y las características del embarazo a la hora de la organización de la boda.
  • Comunica el embarazo, a día de hoy no es nada sorprenderse casarse con un hijo en la barriga. Además, te sentirás liberada de cara a los invitados y evitarás rumores que de nada sirven.

Es muy importante además que las mujeres embarazadas no se agobien demasiado con los preparativos, que lo lleven con tranquilidad, ya que la estabilidad emocional es muy importante en el embarazo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here