Cómo preparar los pezones para amamantar

Autor

Categorias

Compartir

Antes de la lactancia es necesario preparar los pezones, incluso antes del parto, tanto como para ofrecer una mejor lactancia al bebé como para que el bebé no lastime.

La lactancia será diferente para cada madre, ya que existen distintos tipos de piel, más sensibilidad, distinta forma del bebé y mucho más. Lo principal es que, sea cual sea la circunstancia, la madre esté preparada psicológicamente y no tenga miedo. Existen unos ejercicios para preparar el pezón para la lactancia, aunque será el médico quien los aconseje teniendo en cuenta las características particulares de cada mujer.

A partir del octavo mes del embarazo se debe masajear los pezones, preparándolos para la lactancia materna. El masaje debe ser suave, utilizando un aceite o crema adecuada. 

Las pezoneras de silicona son una buena opción para las madres que necesitan pezoneras durante la lactancia.

Cuando se va a alimentar al bebé, se debe limpiar antes el pezón, elegir el espacio y la postura y adaptar al bebé para amamantar.

Cuanto más se da de amamantar al bebé, más se prepara la mujer, su cuerpo y sus pezones para volver a amamantar. Existen algunas mujeres que ya tienen los pezones preparados para amamantar, pero no son todas, así que hay que tener en cuenta consejos para preparar los pezones de manera que se cuiden y no se presenten dificultades a la hora de amamantar.

Si se alternan los pechos se logrará que se descongestionen de forma equilibrada.  Si se tiene una gran cantidad de leche, se puede extraer y guardar en el frigorífico (o en el congelador).

Si bien es cierto que el hábito y la costumbre son los que más van a preparar los pezones para la lactancia materna, también lo es que existen una serie de trucos para hacer más fácil al menos los primeros días, como los masajes especiales antes del parto y la preparación.

Compartir