A medida que el embarazo avanza, el aparato digestivo empezará a ocasionarte problemas. Si al principio del mismo eran las nauseas y los vómitos, cuando se aproxima el parto, el estreñimiento y el ardor de estómago son las molestias que te quitarán el hambre.

El estreñimiento viene ocasionado porque las hormonas del embarazo hace disminuir la el tránsito intestinal. La mejor forma de prevenirlo y a su vez de resolverlo es tomando alimentos ricos en fibra y beber mucho agua. Tomar mucho líquido contribuye a que los alimentos se desplacen mejor por el tracto intestinal. Otro buen  remedio para el estreñimiento es la realización de al menos 20 minutos de de ejercicio físico moderado y diario. El ejercicio físico estimula la actividad del aparato digestivo.

Al mismo tiempo, las hormonas y la presión que ejerce el feto sobre el estómago, son los responsable de los tan desagradables ardores de estómago. Puedes tomar ciertas medidas para aliviarlos, tales como comer pocas cantidades de alimentos en cada comida, evitando tomar alimentos picantes, ácidos y aquellos que resulten muy grasos. No te tumbes nada más terminar de comer, para evitar el reflujo de los ácidos gástricos.

Cuando sobrevengan los ardores, lo mejor es mantenerte recta, y masticar pan o alguna galleta salada.

Recuerda que caminar después de las comidas, te ayudará a hacer las digestiones menos pesadas y con ello evitarás los ardores.

Si el problema persiste y se agrava, acude al médico para que pueda prescribirte la medicación necesaria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here