¿Se puede comer queso en el embarazo? ¿Qué quesos debe evitar una embarazada?

Autor

Categorias

Compartir

El queso es un alimento muy común en cualquier persona, y sin embargo pocas personas conocen que existen unas ciertas limitaciones durante el embarazo, y es que aparentemente no parece ser un alimento que pueda dar lugar a problemas.

Muchos científicos indican que se deben prescindir de ciertos quesos durante el embarazo, sobre todo los quesos blandos, quesos fermentados, camembert y quesos azules.

La razón para prescindir de estos quesos es que son menos ácidos y tienen más humedad, lo que puede dar lugar a bacterias, como la listeria. Al producirse cambios hormonales en el embarazo se puede ser más susceptible a la listeriosis, que puede dar lugar a problemas en el bebé, parto prematuro o incluso muerte del feto.

se recomiendan quesos como el gruyere, parmesano, chedar, quesos duros, queso cottage, ricotta, procesados o semiduros, requesón, y quesos blandos siempre que se encuentren hechos con leche pasteurizada, ya que los quesos con leche pasteurizada no están tan expuestos a esta bacteria.

¿Se puede comer queso en el embarazo? Sí, siempre que sea alguno de los quesos antes comentados, ya que además el queso es un alimento muy rico e incluso puede ser alguno de los antojos de la madre. Más seguros son los quesos duros y los quesos comentados anteriormente, prescindiendo de los quesos blandos sin pasteurizar.

La listeria es una bacteria que puede dar lugar a listeriosis e incluso meningitis y otras enfermedades, enfermedades que la mujer embarazada puede tener con mayor probabilidad que las que no lo están, por lo que hay que cuidarse de ello.

Compartir