Inicio Embarazo Es muy frecuente la congestión nasal en embarazadas

Es muy frecuente la congestión nasal en embarazadas

0
3

Debes saber que la congestión nasal es uno los problemas más frecuentes durante el embarazo. En el peor de los casos, este puede ir acompañado de hemorragias nasales; sin embargo, con un buen tratamiento todo se solucionará bien.

La hormona estrógeno, que aumenta mucho durante el embarazo, puede contribuir a que se te inflamen las mucosas de la nariz e incluso hacer que generes más mucosidad. Asimismo, la cantidad de sangre en el cuerpo aumenta y los vasos sanguíneos se dilatan durante el embarazo, lo cual también puede hacer que se inflamen las mucosas nasales.

Comúnmente la congestión nasal dura hasta el final del embarazo. El médico contrarrestará este malestar administrando suero fisiológico por los conductos nasales o utilizando un humidificador para que el ambiente en el que te encuentres no te parezca demasiado seco.

Recuerda que debes beber abundante líquido y mantener la cabeza en posición elevada durante la noche. Las siguientes medidas también pueden serte de utilidad:

• El vapor puede aliviar transitoriamente la congestión y suele ser muy relajante. Date un baño caliente y luego quédate un rato en el baño lleno de vapor. O llena un cuenco con agua caliente, ponte una toalla sobre la cabeza, inclínate sobre el cuenco, y respira los vapores que suben.

• Prueba gotas de solución salina para la nariz o un aerosol (spray) nasal de solución salina, que puedes comprar en las farmacias sin receta médica. Rocíate la nariz con el aerosol o coloca algunas gotas en cada orificio nasal y, después de unos cinco o diez minutos, podrás sonarte con mayor facilidad.

• Usa un humidificador o un vaporizador para aumentar la humedad del aire, y mantenlo cerca de tu cabeza durante la noche. Asegúrate de seguir las instrucciones de limpieza que vienen con el humidificador.

• Evita posibles sustancias irritantes, como el humo de los cigarrillos y el alcohol, y los cambios bruscos de temperatura. Asimismo, trata de no hacer ejercicio al aire libre cuando el aire esté muy contaminado.

No obstante, lo principal será evitar las hemorragias nasales. Por ello, si sientes malestar en la nariz, no te la suenes con demasiada energía. Y si ocurre, intenta contener la sangre echando la cabeza hacia atrás y presionando tu tabique nasal con los dedos. Luego, informa inmediatamente a tu médico.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Ver tambien

Roncar en el embarazo se relaciona con presión arterial alta

Un estudio acaba de indicar que las mujeres que empiezan a roncar en el embarazo son las q…